Noticias

La actualidad de Prestomedia

El III Congreso de Editores de Medios CELAC-UE se despide con la firma de la Declaración de Bogotá

El III Congreso de Editores de Medios CELAC-UE se despide con la firma de la Declaración de Bogotá

Tras la cena privada que los congresistas pudieron disfrutar ayer en el Palacio Presidencial junto al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, la apretada agenda ha seguido su curso hoy abordando más cuestiones que preocupan tanto a América Latina-Caribe como a Europa, entre las que se encuentran la violencia y el terrorismo, los nuevos modelos de negocio de los medios de comunicación o la libertad de prensa, entre otros. Pero el broche de oro ha llegado con la firma de la Declaración de Bogotá, documento que incluye las conclusiones extraídas de la cita y que se hará llegar tanto a las instituciones europeas como al Gobierno de Colombia.

Los intensos debates mantenidos durante estos dos días han permitido a los congresistas elaborar una lista de cuestiones que, a su parecer, las instituciones tanto de Europa como de América Latina-Caribe deben tener en cuenta en la toma de decisiones.

Todo ello ha quedado recogido en la Declaración de Bogotá, documento firmado por todos los congresistas y que Prestomedia Grupo se ocupará de entregar a las instituciones comunitarias y al gobierno colombiano, con el objetivo de que sea de utilidad de cara a la Cumbre CELAC-UE.

Por tanto, el texto resultante es el siguiente:

El Congreso homenajea a todos los compañeros que han muerto en el ejercicio de la profesión periodística, singularmente a aquellos que informaban en zonas de conflictos armados o sociales. Queremos rendir un especial homenaje a Daphne Caruana Galizia, periodista y bloguera asesinada en Malta el pasado 16 de octubre, y a Javier Arturo Valdez Cárdenas, periodista mexicano asesinado el pasado 15 de mayo en el que personalizamos a todos nuestros compañeros asesinados este año en México por informar sobre el narcotráfico y organizaciones criminales.

En consonancia con lo expresado en el Congreso, los participantes condenan unánime y explícitamente la coacción a la libertad de expresión por parte de los poderes púbicos de Cuba y Venezuela. Y con la misma contundencia aprueban respaldar y apoyar a los periodistas independientes de ambos países.

El Congreso de Editores de Medios Europa-América Latina Caribe 2017, partiendo del análisis riguroso de la realidad del sector de la comunicación y del mercado global en el que ha de desenvolverse y competir desde su disposición de contribuir al fortalecimiento del sector y al bienestar sociocultural, ha alcanzado de forma consensuada y asumida por sus participantes las siguientes conclusiones y propuestas:

          - El sector de la comunicación, unido a las nuevas tecnologías, es el instrumento cultural y mediático más poderoso de nuestro tiempo y, además, representa uno de los segmentos económicos con mayores posibilidades de crecimiento y, consecuentemente, de incidencia en la creación de riqueza y empleo.

            - La evolución del sector ha de enfocarse como una posibilidad para la convivencia en paz de los pueblos y la defensa de la cultura en todas sus manifestaciones.

            - El periodismo tiene una responsabilidad cierta en la defensa de lo local en un mercado global y ha de asumir el compromisos de defender los diferentes espacios culturales en los nuevos soportes y redes.

Los medios de Europa-América Latina y Caribe gozan de un mercado genuino en el que seguir desarrollándose y de una inequívoca vocación de competir en el ámbito mundial. Lo hacen desde una perspectiva de colaboración desde la que contribuir a la defensa del patrimonio cultural individual y colectivo, rico y diverso, local y universal, cuyo eje esencial es el idioma común y la defensa de las lenguas autóctonas. No hay herramienta más útil que la palabra.

La diversidad de culturas y múltiples perspectivas, la experiencia profesional y el bagaje inconmensurable de creación, permiten a los medios plantear colaboraciones sólidas que contribuyan a reforzar acciones editoriales futuras, a través del intercambio de profesionales y de fondos editoriales, la creación de nuevos productos y servicios, y la defensa de la propiedad intelectual.

Ha de tenerse presente que con el sector de la comunicación convergen otros de la importancia de las telecomunicaciones o el informático, con los que han de procurarse acuerdos para responder con éxito a las nuevas demandas del mercado, del desarrollo multimedia y la distribución múltiple de los nuevos productos.

El Congreso asume en sus conclusiones el Decálogo de este Congreso 2017 y que en líneas generales contempla desde la libertad y la responsabilidad lo siguiente:

- La defensa del Derecho a la Información, prerrogativa de todas las personas -sin importar su edad, género, religión, condición social, orientación sexual, nacionalidad, etnia, discapacidad o cualquier otra característica física, intelectual, profesional o patrimonial existente, para ser informadas de la actuación de los Estados.

Considerada la libertad de expresión como imprescindible para el desarrollo político y social, en el mundo de las comunicaciones supranacionales instantáneas, como una oportunidad para la información y, con ello, para la defensa de las libertades. No obstante, hay que prevenir con seriedad, rigor y prudencia los nuevos peligros.

-  La defensa de la verdad en cada información difundida. El compromiso de no fomentar rumores, delaciones o adulaciones.

-  El convencimiento de que los medios y sus profesionales no atenderán presiones políticas o económicas.

-  El compromiso con la democracia, las Leyes, el interés general y la Defensa de los Derechos del Hombre.

-  El entendimiento de la comunicación como el mejor aliado de la Justicia, de la social y de la económica.

-  La reafirmación en la defensa y protección de las fuentes informativas.

-  Se recomienda que en la publicación de imágenes que puedan resultar desagradables o violentas, además de a los requisitos de veracidad, se considere el interés público que las justifique.

-  Se recomienda que los medios definan una línea editorial clara, reivindicando que, en ejercicio de su libertad, expongan su opinión general frente a acontecimientos relevantes.

-  Se insta a la transparencia económica de los medios, al soporte económico en fuentes claras y suficientes de financiación. Los congresistas instan a la búsqueda de un modelo de negocio sustentable.

-  Se piden apoyos para que la industria de la comunicación pueda seguir una política de alianzas en la consolidación de un auténtico espacio de la comunicación en el área Europa-América Latina Caribe, con consecuencias directas sobre la producción, la formación, la difusión, el intercambio de productos, servicios, y la colaboración científica y tecnológica. Así como la puesta en marcha de estrategias que permitan reforzar la presencia de los productos del área en los mercados globales, implementando sistemas de ventas y comercialización conjuntos y asegurando el acceso a los planes de desarrollo y participación financiera internacional.

-  Se apoya la formación permanente de los profesionales, la promoción de las vocaciones periodísticas, y la colaboración con las Universidades, singularmente con las públicas.

-  Se pide el impulso de la formación y el intercambio de conocimientos entre profesionales de los diferentes países. Singularmente ha de fomentarse la compatibilidad y actualización de los programas de estudios de las diferentes facultades ligadas al mundo informativo y de la comunicación.

-  Se han de utilizar las nuevas posibilidades comunicacionales como factor educativo y de formación, singularmente orientado a las nuevas generaciones de jóvenes periodistas europeos, latinoamericanos y caribeños incremento los intercambios en prácticas entre los medios iberoamericanos y orientándolos en la defensa de sus culturas comunes y particulares.

-  Impulsar la creación de manuales de estilo en aquellos medios que no existan, para que los profesionales puedan escribir y hablar con corrección y máxima sencillez, claridad y concisión posibles.

-  Reclamar el rol del periodista como el profesional más adecuado para canalizar la información, como el garante de los criterios de verdad, contraste, intenciones claras y capacidad comunicativa, y el respeto de las opiniones e informaciones emanadas de cualquier entidad, administración o ciudadano.

-  Se solicita el amparo de los poderes públicos para el libre ejercicio de la comunicación por parte de los profesionales.

-  Se propone la necesidad de una nueva normativa supranacional acorde con el marco de influencia global de los medios de comunicación -asegurando la convivencia de las normativas locales-, en la que se consideren los derechos legítimos y la libertad de cada cual en el ejercicio de la profesión periodística y en la defensa de su cultura.

-  Se expresa el entendimiento de la comunicación como un bien social, caudaloso en sus aportaciones: fuente de información, creación de opinión autorizada, referencia y articulación social, demanda de Justicia y del bien común, lucha por la igualdad, defensa de los maltratados, desvalidos, discapacitados y desposeídos -muy singularmente de los refugiados-; denuncia de los poderes causantes de persecución ideológica y de las dictaduras en general, garantía de equilibrio e imparcialidad, lucha por la igualdad, compromiso con la paz, fomento de las artes y de las ciencias, soporte publicitario, creación de riqueza y empleo, defensa del medio ambiente, etc.

-  Se asume como un compromiso inequívoco de los medios auspiciar y apoyar las manifestaciones artísticas en ámbitos como la escritura, la pintura, la escultura, la música, la televisión, el cine, la arquitectura, la fotografía y, en general, a todos los campos de creación culturales.

-  Se pide a los medios una especial sensibilidad con los contenidos de carácter social, como complemento de los temas políticos y económicos.

-  Se denuncia la proliferación en las redes sociales de informaciones sin origen conocido, malintencionadas, interesadas y que en muchos casos suponen daños irreparables para las personas, los colectivos sociales, incluso para los países. Hay que recuperar la calidad de la información y denunciar la desinformación.

-  Se plantea el entendimiento de la tecnología como una oportunidad. La comunicación ha de fortalecerse como un sistema de eficiencia frente a los intereses comunicativos de las multinacionales tecnológicas, que acaparan recursos, medios y procedimientos que anteriormente se circunscribían a los medios profesionales de la comunicación, afectando a la difusión y a la rentabilidad de los mismos.

-  Se incide en la necesidad de incrementar la colaboración entre medios europeos y latinoamericanos en la gestión de la innovación y uso de las TICs, en la línea del programa europeo Horizon 2020.

-  Se solicita de las empresas de comunicación una sensibilidad efectiva con las cuestiones medioambientales, en especial con los procedimientos y materiales de producción.

-  Se acuerda la creación de una plataforma de coordinación entre congresos, como forma de contacto continuo entre los participantes, sistema de intercambio de ideas y sugerencias permanente.

-  Se acuerda la creación de un fondo/banco de artículos de documentación, reportajes, opinión, imágenes, etc., que pueda ser compartido libremente por los medios de Europa, Latinoamérica y Caribe.

- Se acuerda el intercambio de conocimientos y herramientas para combatir las fake news, y denunciar los poderosos intereses que se esconden detrás de la desinformación, propaganda e instrumentalización de la información.

- Y, finalmente, se proclama el convencimiento de que los periodistas han de contribuir eficaz y decisivamente en la construcción de un mundo mejor informado, más formado y sanamente entretenido; todo ello en la disposición a contribuir a la paz, la convivencia y la prosperidad de las personas y de los pueblos.